El Ayuntamiento combate las plagas en ficus y jacarandas con parásitos y depredadores naturales de los insectos que los atacan

Evitar el uso de productos químicos para luchar contra las plagas, utilizando las armas que nos ofrece la naturaleza es el objetivo de la campaña que ha puesto en marcha el Ayuntamiento de Estepona por segundo año consecutivo. De esta forma, mediante la utilización de sistemas de control biológico, se pretende eliminar la plaga de pulgones y psilas que atacan a las jacarandas y ficus del municipio.

La delegación de Parques y Jardines ha desplegado un ejército de insectos enemigos de aquellos que se pretende eliminar, lo que evita el uso habitual de pesticidas, tan perjudiciales en áreas urbanas, tanto para el medio ambiente como para la población.

Contra el pulgón de las jacarandas se utiliza la ‘Aphidius Colemani’, una especie de avispilla que inocula sus huevos en el pulgón. Una hembra puede poner cientos de huevos durante los primeros cuatro días de su edad adulta. Los trabajadores de Jardines colocan unas cajitas de cartón en los árboles afectados que actúan como nidos en las que hay pulgones muertos afectados por la avispilla. Cuando se quedan sin alimento, las avispillas salen y parasitan a los pulgones del árbol.

Si la población de pulgones es muy numerosa y resistente se recurre a la segunda arma natural. Un auténtico depredador con aspecto inofensivo. Hablamos de la ‘Adalia bipunctata’ más conocida como mariquita. Pese a que tenemos una imagen dulce y amable de este coleóptero, es un destructor implacable capaz de ingerir hasta doscientos pulgones al día.

En este caso las cajitas-nido contienen a las mariquitas en estado larvario. Cuando se desarrollan salen al árbol y devoran al pulgón.
En lo que se refiere al tratamiento biológico empleado en los ficus, se está procediendo a la suelta de un pequeño antocórido denominado ‘Anthocoris nemoralis’, que actúa como depredador de la psila, y que en ausencia de esta plaga puede también depredar a otras especies como pulgones, ácaros y huevos de lepidópteros.

El concejal de Parques y Jardines, Sergio Rodríguez, destaca los beneficios de este sistema de control de plagas que califica de «pionero y novedoso». Añade que el objetivo de esta actuación es suprimir los productos químicos utilizados para combatir estas plagas, «ya que resultan contaminantes para el medio ambiente y, en ocasiones, resultan ineficaces porque los pulgones y psilas acaban desarrollando resistencias a estos productos fitosanitarios».

Duración

La suelta controlada de insectos en los árboles se está realizando ahora y se repetirá durante el verano porque son las épocas del año en las que aumenta el número de pulgones y psilas que provocan las plagas. La actuación se está desarrollando de forma simultánea en aproximadamente 600 ejemplares de jacarandas afectadas por el pulgón negro y en 500 ficus ornamentales donde se ha detectado la presencia de la psila.

La suelta de bichos beneficiosos puede apreciarse en estos momentos en la arboleda ubicada en las avenidas y calles principales del municipio como son la avenida Andalucía, el entorno del Parque Botánico Orquidario, la barriada Pablo Picasso, Camino del Padre Cura o la barriada Tres Banderas, entre otros enclaves.

Pero los vecinos no deben temer a encontrarse una nube de estos depredadores. «Las poblaciones de insectos se desarrollan dependiendo de la plaga. Cuando la plaga cae, también caen los depredadores. Puede quedar un grupo residual en el ecosistema, pero no afecta para nada a los humanos, a los animales o a otras especies vegetales», aclara el concejal.

El Ayuntamiento de Estepona ya utilizó este mecanismo el pasado año para el control de las plagas, pero esta temporada se ha puesto en marcha una campaña más ambiciosa «para atacar las plagas de manera global», señala Rodríguez.