La ventaja más importante es que su efecto se prolonga durante 180 días, duplicando la duración, por lo que no es necesario reemplazar la nueva feromona durante el ciclo de la plaga

Koppert ha lanzado una nueva versión, más duradera, de la feromona Pherodis, que se utiliza como atrayente sexual de las polillas masculinas de procesionaria (Thaumetopea pityocampa).

La ventaja más importante es que su efecto se prolonga durante 180 días, duplicando la duración, lo que supone un importante ahorro en el tratamiento de zonas verdes, parques y jardines porque no es necesario reemplazar la nueva feromona durante el ciclo de la plaga, debido a que su poder de atracción para que las polillas de procesionaria entren en la trampa y mueran en su interior se mantiene inalterable durante seis meses.

Además, Pherodis se comercializa con un nuevo formato en jeringa que hace más sencilla su aplicación y no requiere el uso de guantes. La jeringa puede almacenarse a temperatura ambiente (15-25ºC) durante dos años y medio a partir de la fecha de fabricación indicada en el envase.

Koppert recomienda actuar en verano contra la plaga de la procesionaria del pino con trampas de feromonas

Durante los meses más calurosos del año, los ejemplares adultos en forma de mariposa (polillas) emergen del suelo y se dirigen a las copas de los árboles para aparearse. La experiencia de Koppert confirma que es el mejor momento para actuar, porque en esta fase de desarrollo de la plaga se consiguen grandes resultados con el uso de trampas de feromonas, cuyo funcionamiento se basa en un atrayente sexual que consigue capturar a los machos adultos y reducir la posibilidad de cópulas.

La procesionaria está considerada un problema de salud pública. Los pelos urticantes de las orugas provocan cada año alergias y otras afecciones a personas y animales domésticos.