Están siendo instaladas en determinadas zonas verdes y colegios públicos donde la incidencia de las orugas puede afectar a mascotas y a las personas.

El Ayuntamiento de Motril ha puesto en marcha un plan de actuación contra la oruga procesionaria que se ha extendido por algunos colegios públicos como Príncipe Felipe, Francisco Megías, Virgen de la Cabeza y zonas verdes como La Nacla, junto al Hospital Comarcal, Huerta de la Condesa, Cerrillo o el Cerro de la Virgen, basado en la instalación de trampas de feromonas.

Desde hace algunas fechas se ha detectado cómo algunos espacios públicos ajardinados y espacios forestales de Motril donde crecen distintas especies de coníferas, pueden padecer plagas de orugas procesionarias. Factores ambientales como el buen tiempo registrado este final de primavera y las altas temperaturas del comienzo de la época estival en toda la provincia ocasionan la proliferación de estos molestos insectos, cuyo roce puede ser peligroso para las personas (especialmente los más pequeños) y los animales domésticos.

La proliferación y posible afección en las personas y mascotas es lo que ha llevado a la concejalía de Agricultura, Parques y Jardines del Ayuntamiento de Motril a complementar con la instalación de trampas de feromonas el plan de control realizado la pasada primavera contra esta oruga, ya que se trata de una de las mayores amenazas para la masa forestal española, como se puede ver en cualquier lugar (sus nidos son blancos, como telarañas en forma de embudo).

Según ha comentado la edil Gloria Chica, el plan iniciado por el Ayuntamiento consiste en la instalación de trampas ‘Koppert’ de feromonas en los ejemplares situados en el núcleo urbano de Motril y los anejos.

“Se trata de una eficaz trampa de feromonas (atrayentes sexuales) especialmente diseñada contra la plaga de la procesionaria y que ya ha obtenido resultados muy satisfactorios tanto en España como en otros países mediterráneos. Su éxito se basa en la eficaz combinación de un diseño innovador con el uso de la exclusiva feromona PHERODIS, que atrae de forma irresistible a los ejemplares adultos (polillas) durante la fase de vuelo en la que se trasladan desde el suelo a las ramas del pino con la intención de localizar hembras para reproducirse y colonizar el árbol.

Cuando los adultos de procesionaria caen en la trampa se consigue interrumpir el proceso natural de reproducción y, por tanto, la colonia de procesionaria se extingue poco a poco. La feromona tiene un periodo de emisión de 3 meses, por lo que no hay que renovarla durante el periodo de vuelo. Además, la trampa es reutilizable”, ha explicado.

“La concejalía de Agricultura, Parques y Jardines intenta, con esta nueva actuación, ayudar a paliar el problema que se presenta cada año con la procesionaria. Y lo hace de forma natural y ecológica con las trampas, mucho más eficaces que la simple fumigación y que, además, son menos invasivas para los pinos, principal foco de nidos de esta especie en nuestra zona”, ha indicado la edil.

Chica ha querido dejar claro que esta forma de controlar la plaga es completamente natural -no utiliza ningún tipo de químico- y es inocua para personas y animales. “Esa es la tendencia de la concejalía de Agricultura, Parques y Jardines, potenciar los controles biológicos de las plagas y no mediante químicos para mejorar la calidad de nuestro medio ambiente”, ha subrayado la edil.

“Estas trampas están especialmente diseñadas para instalarlas en pinos situados en zonas verdes, parques públicos y áreas al aire libre. En esta ocasión se han puesto en los ejemplares de coníferas situados en los colegios Príncipe Felipe, Francisco Megías, Virgen de la Cabeza y zonas verdes como La Nacla, junto al Hospital Comarcal, Huerta de la Condesa, Cerrillo o el Cerro de la Virgen, donde ya había trampas de anillo. Se trata pues, de una acción complementaria para erradicar el problema. Por un lado se actúa contra la oruga y, por otro, contra la polilla ya formada tras la metamorfosis”, ha concluido la concejala de Parques y Jardines.

También en Almuñécar, atendiendo la solicitud de la dirección del Colegio Público La Santa Cruz, técnicos y operarios del Área de Medio Ambiente del Consistorio sexitano han llevado a cabo una actuación de choque contra la plaga de procesionaria, que ha afectado a varios pinos situados en los jardines ubicados en el patio del citado colegio ante los problemas de salud que estaba provocando en algunas personas. Los operarios, ayudados de medios mecánicos y elevadores, procedieron a la eliminación de ramas afectadas y el correspondiente tratamiento para frenar la citada plaga.