Las mariquitas son las encargadas de mantener las plagas de pulgón, y también se están tomando medidas para las filas y el tigre del plátano con la misma fórmula

Con la llegada del ambiente seco y el calor, las plagas vuelven a comenzar a causar estragos en algunos árboles de la ciudad siento el pulgón, las filas y el tigre plátano las que más atacan y estragos producen. Para poder controlar las plagas, diferentes árboles y zonas de Vitoria están siendo sometidas a tratamientos biológicos con insectos. El Parque de la Florida, Prado, la Virgen Blanca y la calle Pintor Ignacio Díaz Ruiz de Olano son solo algunas de las zonas donde ya se ha comenzado a trabajar en ello.

“Es observar a la naturaleza, y en función de sus mecanismos, servirnos de ella y actuar”

Entre las diferentes plagas que a día de hoy hay en Vitoria, el pulgón es el más expandido y para el que ya se ha comenzado a realizar un control biológico de su expansión y reducción usando a las mariquitas, una de las especies que se ve beneficiada de esta plaga. También se están tomando medidas para las filas y el tigre del plátano con la misma fórmula.

Larva de Mariquita y pupa en hoja llena de mudas de pulgón

El pulgón, tiene un alto índice de reproducción tras la consecución de altas temperaturas y las lluvias previas y según nos ha explicado Lorena Escuer -Bióloga y Asesora en GIP de Hidro Biology-, “hay depredadores naturales que se alimentan del pulgón (…) es observar a la naturaleza, y en función de sus mecanismos, servirnos de ella y actuar”.

El mecanismo que se está utilizando contra el pulgón es liberar larvas de mariquitas y dejarlas crecer de manera preventiva antes de que las poblaciones de pulgón aumenten, un proceso a medio plazo y está todo controlado evitando futuras plagas que los insectos utilizado para acabar con otra plaga.

El pulgón se alimentan de la savia que succiona de tallos, hojas y botones florales tiernos segregando melaza, una sustancia pegajosa espesa, dulce y de color oscuro que se expande por el árbol y acaba cayendo a las aceras, bancos, coches y todo lo que esté a su vera.