Murcia aplica métodos biológicos para acabar con la resina en coches y aceras

[et_pb_section bb_built=»1″][et_pb_row][et_pb_column type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»3.2.2″]

Por parte del Ayuntamiento se va a recurrir a la lucha biológica utilizando pequeños insectos para acabar con aquellas plagas que son dañinas para los árboles que hay en jardines públicos y zonas verdes de la ciudad

La Concejalía de Modernización y Desarrollo Urbano apuesta por esta forma de control para acabar con las plagas de pulgón que atacan a las jacarandas y que ocasionan molestias a los vecinos.

Estas larvas acabarán con los insectos dañinos para los árboles sin necesidad de usar insecticidas.

Estacionar el coche en Murcia junto a una zona arbolada supone arriesgarse a que cuando uno vaya a recogerlo se encuentre los cristales y el capó del vehículo llenos de resina, elemento que estos ejemplares sueltan de forma natural cuando están siendo víctimas de alguna plaga. La resina no sólo es molesta para los conductores sino que también la sufren los peatones cuando al caminar por una de estas aceras notan que las suelas de los zapatos se le pegan al suelo.

Para atajar este problema, la Concejalía de Modernización de la Administración y Desarrollo Urbano, a través del Servicio de Parques y Jardines, va a recurrir a la lucha biológica utilizando pequeños insectos para acabar con aquellas plagas que son dañinas para los árboles que hay en jardines públicos y zonas verdes de la ciudad. El concejal José Guillén explica que uno de los ejemplares que más molestias ocasiona a los vecinos por el problema de la resina son las jacarandas, árboles que están sufriendo una plaga de pulgón. Según indica, el pulgón daña el árbol haciendo que suelte resina, que es la que cae sobre los coches aparcados en estas zonas o sobre las aceras.

En este caso, el Servicio de Parques y Jardines junto a la empresa concesionaria STV Gestión está trabajando en la suelta controlada de insectos como método eficaz de lucha contra estas plagas.

«Se trata de cajas pequeñas de cartón en las que se guardan las larvas, a punto de eclosionar o eclosionadas, que se encargan de acabar con aquellos insectos que son perjudiciales para los ejemplares. Es una técnica totalmente respetuosa con el medio ambiente y que se realiza en esta época por la idoneidad de las temperaturas», tal y como señala el responsable de Modernización de la Administración y Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Murcia.

Las jacarandas (con flores de color lila) y las tipuanas (con flores amarillas) son árboles muy utilizados en la ciudad porque embellecen las zonas en las que se encuentran, aunque tienen como contrapartida las molestias que genera su resina cuando son atacados por alguna plaga.
Guillén recuerda que con esta estretegia se busca cumplir el llamado ‘control biológico de poblaciones’ y preservar el más de un millar de ejemplares que reúnen las condiciones idóneas para que se les aplique este tratamiento.

Para ello se está colocando cartelería, a modo informativo, en las zonas donde se hará la suelta. El concejal hace hincapié también en que con esta actuación «se persigue mejorar la calidad de vida de los vecinos y evitar posibles resistencias a algunos productos que ofrecen las plagas, ya que se dejan de usar los insecticidas».

Con el control biológico se actúa de forma anticipada para controlar las plagas (más frecuentes en jacarandas, robinias y tipuanas) y, según informa el Servicio de Parques y Jardines, está previsto actuar en zonas de la ciudad y pedanías como son el jardín del Secano de Torreagüera, la avenida Floridablanca o el jardín del Salitre, entre otros muchos espacios verdes del municipio.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]